Saltar al contenido
Reflexiones de DIOS

Reflexiones de FE

Reflexiones de Fe

Reflexiones Cristianas sobre la fe

¿Tienes fe en Dios? ¿Estás convencido de que existe un ser supremo que produce asuntos emocionales en ti? ¿Crees en éstas cosas del amor?. Toda la vida los seres humanos hemos presenciado razones que nos indican que existen los milagros, el amor o algún poder superior que incide en nosotros; pero lamentablemente nos ahogamos en las dudas y en la extraña decisión de “dejarlo así”, o dejan que otros continúen conduciéndolos como vaca hacia el corral.

En este orden de ideas se expresa el amor; siendo perfecto cuando hay convicciones absolutas que demuestren la fuerza de conducción o la destreza con que se cultiva o se conserva. Se presenta así el amor en su dimensión divina, como el complemento para alcanzar la fe perfecta.

Siempre han ocurrido una serie de hechos que provienen de un origen verdaderamente lleno de fe perfecta; luego mediante una cadena de acciones humanizadas, se generan sucesos que tienen orígenes de convicción, de seguridad, de creencia y de todos aquellos elementos que respaldan la fe divina y prospera, la fe poderosa y productiva… la fe perfecta. ¿Porque hablamos de ésta fe?, es que, ¿acaso existen varios tipos de fe?

Los seres humanos tenemos la tendencia de crear hábitos en todas las áreas donde tengamos acceso; pues bien, en los asuntos emocionales no pueden faltar estas tendencias; existen tipos de amor, de atracciones, de risas, de lloros, de rabias; también de fe; pero ¿Cómo será esto? Pues te pregunto: ¿Tienes fe en Dios?

¿Será que tú puedes obtener fe perfecta? La fe perfecta es diferente a aquellas que la mayoría dice tener “yo tengo fe en Dios”; no se trata de tener solo fe; más bien se trata de tener profunda convicción de tener fe…

Reflexiones de Fe

Tener fe es “Creer con profundidad divina”, cuando se tiene fe perfecta causa en el hombre un cambio divino que produce alegrías, “seguridad sin dudas”, “amor sin dudas”, lloros, bienestar y una infinita bondad y paz en el alma que no permite preocupaciones por hechos que involucren tristeza, sufrimiento o todo aquello que produzca incomodidades en la vida emocional del hombre. En definitiva Amar con profunda convicción de que Dios está contigo.

La fe perfecta es cultivable, se siembra y ella va creciendo o decreciendo de acuerdo a la creencia y la convicción que se tenga sobre éste asunto.

Se hace necesario activar una serie de eventos que arrojen confianza en el acto de la fe; la fe en los humanos, aumenta, disminuye, crece o sencillamente se consolida; ésta se puede apreciar cuando somos sensibles por los hechos de dignificación social, cuando nos alegramos por la alegría de otro ser humano, cuando sentimos gozo por la presencia de algo divino que no lo vemos; pero profundamente lo sentimos.

Entonces pregunto de nuevo ¿Crees en un poder divino que no puedes ver?, pero será que, ¿Crees en asuntos emocionales (amor, gozo, alegría, llanto, risa, otros) que te hacen sudar, “parar los pelos de punta”, que tan solo vemos gestos, pero no vemos que lo causa? ¿Alguna vez has sentido nostalgia sin saber por qué? ¿Sientes alegría sin motivo alguno? ¿Te sientes contento (a) sin razón alguna? ¿Crees en estos asuntos? …”Creer o no creer”.

Articulo que te podrá interesar: Reflexiones Cristianas para el Matrimonio